INCOMPATIBILIDAD

INCOMPATIBILIDAD

 

De mi libro Poesía de humor, sátira e ironía.

En una ocasión me abordó una dama de bastante buen ver, que se encontraba enojada por haber leído mi poesía sobre el coño, y estaba ofendida por haberla visto enmarcada en una pared, y al enterarse que era mía no se pudo contener. Después de largo rato escuchando sus explicaciones, mientras se desahogaba con palabras incluso poco apropiadas para ella, comencé a escribir este poema, se lo entregue, enmudeció y se fue.

No obstante, parece que se lo pensó mejor otro día e intentó rebatirme, lo cual no consiguió y lo único que logró es que le contestara con otra, dado que comenzó a hablarme de las formas gramaticales y la corrección del uso de la lengua española.

Encontréme aquel buen día a una señora

y parecióme que enojada se encontraba,

y tras rato de amena charla sosegada

comprendí por qué enfadada se encontraba.

Leída mi poesía de atributo que ostentaba

como pudorosa y hermosa dama,

y versando sobre cosa delicada

púsole furiosa, ver que estaba

a una pared pegada,

no sin olvidar que bien visible se hallaba

y encima que enmarcada

la poesía se encontraba.

 

No pudiendo reprimir su indignación

a tamaña desvergüenza en su opinión,

y al hecho de escribir con tal fruición

sobre algo que no tengo posesión,

dejóse ella llevar por el sentir del corazón,

olvidóse de qué era, y explicó su sensación

de tal modo y tan severa su expresión,

que excedióse un poquito en mi opinión

pues machista desde el cabello al tacón,

le resultaba además de aburrida la alusión

a la prenda que guardó con ilusión.

Tan enorme fue su enojo, que indicóme

que de mi cuerpo escribiera,

y al tratar de anatomía,

refiriera sobre el pene

todo aquello que quisiera,

!Mas el coño¡ una palabra tan solemne

Ni siquiera mencionara,

o en el caso de querer hablar de éste

a su lado la otra prenda yo nombrara.

 

La miré con picardía que traviesa,

sin palabras un discurso describía,

y viéndola azorada, mas bien puesta,

contesté con sonrisa maliciosa,

lo he intentado mi señora y se pelean,

no permiten estar cerca pues se enzarzan,

y es tan fuerte y profunda tal pelea,

que hasta verse agotados no descansan,

a la rima me la alteran desenfrenos

y los versos ni siquiera compaginan,

se deshacen en tamaño desenfreno

que hasta yo mi cordura casi pierdo,

yo quisiera que usted que es preparada

procediera si quiere a demostrarme,

cómo pueden estar cerca y tan desnudos

que cubiertos solamente de palabras,

no se vayan el uno contra el otro

desdiciendo lo que usted me está indicando,

si probamos y consigue mantenerlos

sin peleas, discusiones y lamentos,

yo le juro cual poeta con orgullo

que le escribo esta noche una poesía,

desdiciendo con honor la que escribí

y poniendo los dos juntos ante el Mundo.

 

 

 

Deja una respuesta

EL LIBRO ANTE EL LECTOR.

17 de diciembre de 2020

ATARDECER

17 de diciembre de 2020