HERMOSA Y TRISTE NAVIDAD.

HERMOSA Y TRISTE NAVIDAD.

Antes que nada Feliz Navidad parroquianos, a esa inmensa parroquia sin límites ni fronteras formada por todos los que compartimos las redes, a la vez de algunos intereses comunes.

Me vais a permitir que hoy comience con un “mea culpa”, en reconocimiento a una mujer que amé y a la cual le fallé, iniciando con parte de algo que le escribí hace muchos años, y que no recuerdo siquiera si se lo entregué, como miles de escritos que nunca llegaron a sus destinatarias.

“Tu sonrisa, se me asemeja a la brisa que tanto ansío en verano.

Tu pureza, la comparo con la fuente de aguas limpias y cristalinas, que allá en el pico más alto de los Montes Pirineos, en la suave blancura de la nieve celestial, y al ser celestial es pura nace, ama, vive y muere.”

Navidades, hermosas fiestas por su significado cristiano y por reunir a las familias bajo un mismo halo de amor y felicidad. Pero con mezcolanza agridulce por aquellos seres queridos que no puedes cobijar bajo ese círculo de amor. Este año, muchas personas vivirán esa falta irreparable o temporal, y sabrán lo que algunos que hemos vivido y amado intensamente sentimos, cuando nuestro amor se ha repartido por diversos lugares y países. ¿Cómo no recordar con “saudade” aquellos momentos de antaño vividos con el corazón, que aunque lejanos en tiempos, están presente por siempre en un rincón de recuerdos que llevamos en el alma? ¿Cómo ignorar las vivencias que te hicieron suspirar, sentir tantas sensaciones imposibles de olvidar? Acuden como tropel esos recuerdos de antaño, los felices y los tristes, y en acto de contrición tú debes reconocer que quizá te equivocaste. Pero es parte de la vida, y quien sintiera el amor, en forma intensa y veraz, nunca los podrá olvidar. Por eso mi Navidad, preñada de sensaciones de presencia y de ausencias, tiene sabor agridulce, ya que mezclan el pasado y el presente, e incluso te hacen llorar.

Navidad, dulce Navidad, que despierta la ilusión de quien comienza a vivir y abruma a los que han vivido con profunda intensidad.

Parroquianos, este año es diferente hay que saberlo encajar y pensar que el año próximo también tendrá NAVIDAD.

Felices fiestas para todos.

Vicente José Gil Herrera

Deja una respuesta

Cosas sin importancia

31 de diciembre de 2020

Hoy 25

31 de diciembre de 2020