¿EL AMOR ES COSA DE DOS?

¿EL AMOR ES COSA DE DOS?

Desde siempre, y durante toda mi vida, he escuchado esa frase a modo de sentencia.

Siempre callé, ya que no me gusta discutir, y menos con personas mayores, que por lo general eran los “conferenciantes” que las difundían, y me refiero a ellos como conferenciantes, porque por lo general, ese era el título y venía acompañado de una perorata de evidencias empíricas, quizá heredadas de sus ancestros, o simplemente escuchadas de sus vecinas o en el mercado.

Me gusta respetar las opiniones de los demás, sus creencias, sus verdades absolutas, mientras que no intenten imponérmelas. Adoro las conversaciones inteligentes donde se respetan las ideas y criterios, aunque se rebatan con lógica, mesura, y sin deseo de imposición de las “verdades propias”.

 

El amor.

¡Oh mal entendido vocablo!

Y peor asimilado.

El amor es universo

que debe abarcarlo todo.

Quizá con distintos grados,

quizá con distintos nombres.

A una mujer o un infante,

a tu padre o a tu madre,

a las plantas y animales

al sol, la luna y estrellas,

a la naturaleza entera.

Pero también es de uno,

del que sufre enamorado

sin atreverse a decirlo

por miedo a un desengaño

muriendo en su cobardía.

Del que mirando a la luna

escribe bellas poesías

por estar enamorado

de ese torrente de plata

que le inunda cada noche

sin esperar recompensa.

Incluso el odio es amor,

un amor que incomprendido

que ha roído el corazón,

por un desprecio vivido

o mala interpretación.

También lo es el olvido,

pues nadie olvida del todo

aquello que se ha querido.

Ay, amor, denostado o ensalzado

según se sienta el momento.

Motivo de grandes guerras,

de ansiedades y locuras,

de gestas y de ataduras,

venturas y desventuras.

Que pobre mi inteligencia,

que cuando intento encuadrarte

casi pierdo la cordura.

He amado, amo y amaré,

no he odiado al amor

o a quien me lo entregó

aunque fuera con reservas

al fin y al cabo era amor.

Nunca he olvidado uno

y dudo que aun cuando muera

pueda encontrar el olvido,

El amor es energía y nunca se destruirá.

 

Vicente José Gil Herrera.

 

 

Deja una respuesta

ESCRITOR ASILVESTRADO.

14 de abril de 2021

NUESTROS CAMINOS

14 de abril de 2021